LA RESPIRACIÓN
DENTRO DE LA FISIOTERAPIA
Una de las principales funciones del cuerpo humano necesaria para la vida, es la respiración, siendo esta uno de los primeros actos durante el alumbramiento, ya que utilizamos la respiración para captar oxígeno del ambiente y que este se distribuya por todo el cuerpo dentro de nuestros tejidos y células.
El corazón genera una propulsión de la sangre por dos vías de distinto calibre, dependiendo de la cercanía o lejanía del corazón: una oxigenada (arterial) y no oxigenada (venosa). La sangre que no está oxigenada ingresa a los pulmones para tener un intercambio gaseoso con el aire exterior y así exhalar dióxido de carbono.
“Tomar aire o respirar profundo” implica cierta demanda muscular y elasticidad de los pulmones, así como movilidad de la caja torácica. La aptitud cardiorrespiratoria siempre se verá beneficiada por actividades físicas de gran esfuerzo, en donde haya una mayor contracción del corazón generando un aumento de oxígeno en la sangre.
Cuando el sistema respiratorio se ve afectado por una infección respiratoria o un traumatismo, disminuye la cantidad de oxígeno que normalmente suele captar, aumentando el dióxido de carbono en la sangre. Este proceso oxidativo influye en gran medida, en procesos de inflamación (edema), disminución la fuerza muscular y movilidad torácica, en tan sólo un par de días.
Si no se recupera el estado de salud regular, el aumento de dióxido de carbono puede causar síntomas más graves, como dificultad para respirar o cianosis (piel color azul). Estos últimos son datos de alarma así que recomendamos ser evaluado por un médico o fisioterapeuta de inmediato.
Nuestra respiración se podrá ver modificada dependiendo de la actividad o emoción que estamos viviendo, sin embargo, tenemos la capacidad de controlarla conscientemente de diferentes maneras, como mantener el aire dentro por un tiempo específico, controlando el número inhalaciones y exhalaciones, incluso hasta la cantidad de aire que dejamos entrar a los pulmones.

Dentro de la fisioterapia encontramos estudios que refieren que la actividad física y el control voluntario de la respiración ayuda a disminuir el estrés y la ansiedad, los cuales son generados por una reacción emocional llevada a sintomatologías físicas por una respuesta del nervio vago.

Tips para relajación
Técnica 4x4x8
• Toma una pausa.
• Coloca las manos a nivel del pecho y la otra en el abdomen.
• Realiza una respiración profunda inhalando 4 seg. manten ese aire 4 seg. y exhalando por 8 seg.
Técnica para Amígdala cerebral
(centro de alarma de nuestro cuerpo)
• Inhala tapando el lado derecho de la nariz dejando que entre el aire solo por el lado izquierdo.
• Exhala con el lado derecho de la nariz tapando el izquierdo
Puesto que la respiración está involucrada en todas las funciones de nuestro cuerpo, y siempre va a beneficiarnos de forma física y mental, es importante que mantengamos un nivel de actividad física óptimo y un buen patrón respiratorio que nos permita mantenernos sanos.

ESTUDIO BAROPODOMÉTRICO GRATIS
Y 10% DE DESCUENTO EN PLANTILLAS

0 0 votes
Article Rating
Share/Compartir:

Start a Conversation / Abre la conversación

Hi! Click below to chat on Whatsapp / Hola! Haz clic debajo para chatear por Whatsapp

Vital Balance 24/7

Vital Balance 24/7

Customer support / Atención a cliente

online

Contáctanos